Declaraciones de cine: No sólo palabras

Antes de comenzar a leer: SPOILERS CINEMATOGRÁFICOS por doquier.

Ahora que se acerca San Valentín, día que no celebro porque no conozco a ningún Valentín, están los corazones dibujados por todas partes y el rojo decorando las tiendas y las marquesinas de bus. Debido a ese bombardeo de corazones (que ni la Igartiburu, oigan), me he puesto a pensar rápidamente en las declaraciones de amor que más me han emocionado en el cine. Que vienen a ser, las que nunca me canso de ver. Y ver. Y ver. Y ver.

  1. Spencer Tracy en “Adivina quien viene a cenar esta noche”:

Si juntamos los siguientes ingredientes: un peliculón + una escena con Sidney Potier, Spencer Tracy y Katherine Hepburn + el hecho de que Tracy y Hepburn fueron una pareja del Hollywood más puro + ser conscientes de que la grabación de esta escena se produjo días antes de la muerte de Tracy.

Podemos imaginar que ni Tracy ni Hepburn necesitaron actuar en esta escena. Lloro.

Todo el monólogo merece la pena, por el monólogo en si y por la sublime interpretación de este Señor. Pero la declaración a la que me refiero está entre el minuto 1:54 y el 2:20, tanto en las palabras que dice -viene a ser algo así como “Si os queréis la mitad de lo que nos hemos querido nosotros, será suficiente”- como en las miradas desgarradoras que se dedican sin pestañear. Eso ya se pasa de amor, es adoración. Me lo pido.

2. La escena de los carteles y el villancico de “Love Actually”:

No necesita presentación:

Andrew Lincoln, antes de cazar zombies, era un hombre romántico enamorado de la mujer de su mejor amigo.

3. Cuando Harry se da cuenta que está enamorado de Sally en “Cuando Harry encontró a Sally”:

Esta película es una de las pelis románticas por excelencia, con unos diálogos geniales de la escritora Norah Ephron. Y tiene a Meg Ryan. Más que suficiente para que esta película que trata sobre la típica pregunta “¿Es posible que un hombre y una mujer sean sólo amigos?”, no caduque nunca.

Aunque su escena más mítica y recordada es la del restaurante donde Sally finge un orgasmo y una clienta le pide a la camarera “Quiero lo mismo que ella está tomando” refiriéndose a Sally; como este post va de declaraciones, a mi me encanta la de Harry con la terca respuesta de Sally.

 

4. La insistencia de Mr. Darcy para conseguir a Miss Elizabeth Bennet en “Orgullo y prejuicio”:

Las adoradoras de Jane Austen en general y, de Mr Darcy en particular, nos entendemos. Partamos de la base de que las heroínas femeninas de Austen son mujeres fuera de los convencionalismos de la época, inteligentes y avispadas, que gustan más de opinar que de buscar marido, que era lo esperado en las señoritas respetables. Este personaje es romanticismo del bueno, del que no resulta pedante, del que no empalaga. Este hombre es puro sentimentalismo encarcelado en un montón de prejuicios sociales de la época. Yo ya no sé distinguir si simplemente es un personaje romántico o educadamente sexy.

A Mr. Darcy le dedico varias escenas, las declaraciones que le hace a Lizzie (notablemente inferior a él en la escala social de la encorsetada Inglaterra del s. XIX). Ahora ya, derrítanse.

Toma 1: “La amo ardientemente”:

 

Toma 2: Obviando la sensualidad que desprende la aparición en la neblina de nuestro caballero andante, yo no sé si mi corazón está preparado para escuchar estas palabras sin las debidas consecuencias cardíacas:

Ya podéis derretiros del todo.

No. Mejor no, porque hay una tercera declaración. Si, una tercera. Porque Mr. Darcy es MR. DARCY. ¿Culpamos a los príncipes azules de Disney de las altas expectativas de las féminas? A mi déjenme a Darcy.

Toma 3: “Mrs. Darcy”

 

5. “Buenos días, princesa”, porque “La vida es bella”:

No necesita presentación, sólo unos cuantos pañuelos de papel. Hasta dentro del más absoluto terror, el amor siempre nos hará sobrevivir:

6. “Me gustas, tal y como eres” o de cuando “Bridget Jones” alcanzó su ansiado momento romántico con su Mr. Darcy particular:

La versión contemporánea del héroe romántico Mr. Darcy (al que interpreta Colin Firth, otra vez, porque él es un gran Darcy. Of course) se enamora de la torpe, soñadora y chica común que es la gran Bridget.

 

7. “He tardado muchísimo tiempo en llegar, pero ya estoy aquí. Carrie, tú eres la única”, unas simples palabras como colofón a 10 años de “Sexo en Nueva York”:

Me pareció una frase perfecta para un personaje que se pasó años haciendo sufrir a la chica que, como ella dice, se pasó 10 años correteando tras él por toda Nueva York.

8. A veces, un baile lo dice todo. Por supuesto, un “Dirty dancing”:

No todo van a ser declaraciones de hombres. Aquí va una chica, que aunque le llaman Baby, supo ligarse a Patrick Swayze. Un respeto, oye.

 

Y, con ocho basta 😉

 

Anuncios

Los años almodovarianos

Sube el IVA, la tensión, desaparecen gradualmente las salas de cine para dar paso a fríos multicines cada vez más difíciles de llenar. Desde que se fue la peseta se ha ido haciendo cada vez menos asiduo acudir al cine, darse ese placer que antaño era semanal o cuasisemanal. Es por ello, que cuando voy al cine, cuando me permito ese “lujo burgués” (ya no es tan acertada la catalogación “para todos los públicos”…), elijo muy bien. Si es cine español me satisface más disfrutarlo desde una butaca, también si tiene imponentes efectos especiales, pero qué decir cuando se trata de “una de Almodóvar” o, mejor dicho, de los Almodóvar. Siento una emoción y creo haber descubierto el por qué.

Al hablar de Almodóvar, quiero comenzar hablando de los hermanos Almodóvar porque Pedro es el que crea adicción o perturbación, es decir, el que crea marca, mito, debate y hasta un adjetivo de él mismo. Pero junto con Agustín, que cada vez está menos en la sombra y me alegro, hacen un tándem perfecto. Yo no dispongo de conocimientos suficientes para hablar de estos hermanos ni los pretendo tener; mis opiniones o mi juicio se basan en el trabajo que se ve desde la butaca. Como clienta de su marca. Como admiradora de su arte. Me gusta lo almodovariano, mucho. Y decir “mucho” es poco.

Este magnífico hacedor de cine ha creado personajes maravillosos, tiene la capacidad de hacer que la gente espere el estreno de su película con su posterior promoción y recogida de premios desde el momento en que nos hace saber que está escribiéndola. Se rodea de grandes actores, hace de las actrices soberbias interpretaciones (en algún caso sorprendente). No sé qué me gusta más: si la estética, la fotografía, la B.S.O., los guiones, los personajes, los actores, … No lo sé, es un todo, un estilo inconfundible.

O gusta mucho o no gusta nada. Y eso es lo genial. No pasa desapercibido. Y a quien no gusta nada, algo siempre le llama su atención. Y si no es así, hágamenlo saber.

Yo prometí no ser objetiva ni pudorosa con este post. No quiero serlo. A mi me gusta el cine almodovariano. No veo por qué no disfrutar de hablar de él como yo lo percibo. No voy a desentrañar la técnica de un cuadro de Monet, sino a disfrutar de su visión como espectadora. Voy a sentirme libre de almodovarizarme en estas líneas. Así que llegados a este punto están a tiempo de parar 😉

Hace poco vi una entrevista en su promoción de “Los amantes pasajeros” donde se definía como un director analógico. Entrevistaban también a algunos de los actores y lo definían como un director tremendamente exigente e infatigable pero lo decían con una orgullosa sonrisa en la cara. Eso dice mucho. Si se fijan, gran parte de su elenco es habitual. Eso me dice que debe ser gratificante para ambas partes. ¿Nos encontramos ante un director agradecido y fiel?

Quizá cuando un director crea tan altas expectativas con sus últimos trabajos alabados sobre todo fuera de nuestras fronteras (defecto made in Spain, que nos digan desde fuera lo que hacemos bien antes de darnos cuenta nosotros mismos), topar de repente con una película que te transporta de alguna manera al estilo inicial, decepcione a algunos. Es lógico. Quizá eso le suceda sobre todo a quienes lo descubrieron realmente en su etapa post-Oscar.

Nací en 1.982. La primera película que recuerdo haber visto de Pedro Almodóvar es “Mujeres al borde de un ataque de nervios”. Yo era una niña y me llamó mucho la atención. A partir de ahí empecé a reconocerlo cuando en la tv reponían sus películas (las que se me permitían ver). Todas con la misma esencia.

Momentazos como Carmen Maura matando a su marido con la pata de jamón en “¿Qué he hecho yo para merecer esto!”, Marisa Paredes desesperada en la bañera diciendo <<Señor no creo en ti, pero ayúdame>> en “La flor de mi secreto”, Victoria Abril escuchando desde la cárcel a su madre por la radio en “Tacones lejanos”, Cecilia Roth soltando <<las mujeres somos gilipollas o boyeras>> en “Todo sobre mi madre”.

Y entonces llegó Hollywood.

Y no sería la última vez. El mundo miró hacia Castilla la Mancha y descubrieron un cine de autor al que hicieron hueco inmediatamente. Me gusta pensar que fue entonces cuando todos los que afirmaban categóricamente que en sus películas sólo salían <<putas o travestis>> (no sé cuántos minutos de película habrían llegado a ver) se preguntaron si no habría que darle una oportunidad. Y, ciertamente, cada vez oigo menos esa afirmación y cada vez conozco más gente que ve sus estrenos, gusten o no, pero crea curiosidad. Que no nos diga Hollywood lo que hacemos bien para creérnoslo, pero me alegro que nos haya traído unos cuantos momentos oscarizados a nuestra filmoteca ibérica. Yo no le doy las gracias por eso, ha hecho su trabajo y ha sido recompensado con honores (más fuera que dentro, insisto porque es un tema que se me atraganta). Yo le doy las gracias por esos retratos tan apasionantes que hace de las mujeres y por esas frases de cine que te calan.

Entonces vinieron unas mujeres impresionantes con “Volver”. Raimunda y su familia me dejaron con la boca abierta. Perfectas. Una película de 10.

“La concejala antropófaga”, un corto donde Carmen Machi se luce con un monólogo que no deja indiferente.

“La piel que habito” me encantó. Antonio Banderas, que me gusta siempre, se sale.

Y llegó a la película actual, “Los amantes pasajeros”. Comedia. Desternillante, alocada, maleducada, atrevida y muy divertida. Yo me lo pasé pipa, iba preparada para ver un Almodóvar pre-Oscar y, no es la mejor, pero si que merece la pena verla y divertirse. Se va a ver a Almodóvar y son pocos los directores que actúan como la llave que llama a público a las salas. Por eso lo he llamado “cine de autor”.

El número musical de los tres azafatos es divertidísimo. Los personajes, viajeros de la clase business de un avión destino México, son  a cada cual más diferentes entre sí.

No le busquen sentido, de hecho, yo lo he interpretado como un sinsentido que te transporta a la diversión de un modo un tanto extravangante. Diría que se abstengan las mentalidades sensibles y puritanas pero realmente aún les recomiendo más encarecidamente esta película.

Los tres azafatos son los personajes que soportan el peso de la comedia y en torno a los que giran los personajes corales. Tres loquísimas maravillosas. Raúl Arévalo me ha sorprendido aún más, Javier Cámara está más que estupendo y Carlos Areces tiene una gestualización perfecta para la comicidad.

El cameo de Penélope y Banderas es el desencadenante de la trama de la película.

Yo destacaría a Lola Dueñas que hace de una especia de medium enternecedoramente extraña.

Insisto que esta película es mejor tomársela como lo que es, una comedia con muchas caras conocidas. No le busquen sentido ni justificación, pásenselo bien, dénse ese gustazo.

Y disculpen mi absoluta falta de objetividad pero ha sido con premeditación y alevosía.

Ahora, a esperar el anuncio del próximo proyecto del calendario almodovariano. Que no haya un año en el que no sepamos de sus locas genialidades. Qué le voy a hacer, si crecí viendo sus personajes.

<<Cuando hago una película lo último que pienso es en el espectador, bastante tengo ya, no hay una neurona libre para pensar en otra cosa. Pero en el momento en que se ha terminado y se estrena, no pienso en otra cosa, hasta me quita el sueño.>>

<<Porque aunque parezca que el cine es el lenguaje por excelencia para sugerir, el lenguaje de los sueños, de lo irracional, para nada, el cine es muy muy objetivo: hay cosas que en una novela puedes pasar por alto pero que en la película tienes que mostrar.>>

 

FAAEE

FAAEE+Antropología

AZTE-K

Sabores de Mexico

myboyfriendthecrocodile

From living the high life with Prince Charming in Chicago to divorcing her 2nd Spanish husband (aka “the crocodile”) + 2 kids later. Here is blog about the realities of a 21st century woman. Happy reading ladies!

MartuBlog

Política, cosas de Martu y hasta tontunas...

Á Sombra de Bouza Panda

O blog de Rafael Quintía

ePIDEmicas

Escribimos posibles imposibles, con la cabeza o con el corazón, pero siempre se nos ve la pluma.

El Antropólogo Principiante

Aprendiz de Antropología Social y Cultural

Instituto Jane Goodall Senegal

Programa de conservación del chimpancé de África del Oeste y gestión sostenible de los recursos naturales del Instituto Jane Goodall España .

SUPERVIVENCIA DIRECTIVA |sólo el cambio permanece

Era de la Innovación. Liderazgo Human Capital Gestión Cambio RRHH Virginio Gallardo

gentequeviaja

Un blog para viajeros que aman otras culturas

Laboratorio para Sapiens

Un espacio creado por ROSA M. TRISTÁN para investigar y profundizar en el trabajo y la vida de aquellos seres humanos que aportan sabiduría en este pequeño y maltratado planeta azul

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

ferroleconomiaycintasdevideo

Just another WordPress.com site

SERENDIPIA |Escuchando las oportunidades de cada día

Un blog de Alicia Pomares sobre recursos humanos, innovación, redes sociales corporativas, 2.0

ANTROPOTHINGS

para entendernos

De Boca en VocaBlog

Damos que hablar